Inicio » Cultivo de lavanda

Cultivo de lavanda

by rbroch

Lavanda en crecimiento

Tal vez te encanta el olor a lavanda, o tal vez te encanta el aspecto estético de la planta y deseas agregarlo a tu jardín. Cualquiera sea la razón por la que le guste la planta, ¡la buena noticia es que cultivar lavanda en Australia puede ser bastante fácil de hacer!

No solo es una planta fácil de cultivar, incluso para el jardinero más principiante, sino que también puede ayudar a atraer abejas y mariposas a su jardín. La lavanda se puede utilizar como un seto colorido y fragante, un toque de color en una maceta para un porche delantero o una pequeña y dulce planta de interior.

¿Quieres aprender más sobre el cultivo de lavanda? ¡Sigue leyendo!

Diferentes tipos de lavanda

Cuando se trata de elegir lavanda, es bueno que se familiarice con algunos de los diferentes tipos para asegurarse de elegir una variedad que se adapte a lo que busca. Hay muchos tipos diferentes de lavanda para elegir. Algunos de los tipos comunes de lavanda incluyen:

Lavanda inglesa

Esta variedad de lavanda es probablemente el tipo en el que mucha gente piensa cuando piensa en la planta. A pesar de llamarse lavanda inglesa, esta variante es en realidad nativa del Mediterráneo. Estas plantas resistentes tienden a crecer entre 60 y 90 cm de altura y pueden venir en una variedad de colores, desde los clásicos colores lavanda y azul-violeta hasta blancos suaves y rosas pálidos. English Lavender tiene una selección de variedades que puede elegir. de.

Lavanda francesa

La lavanda francesa tiene flores que generalmente duran más que la variedad inglesa, sin embargo, tienden a no ser tan fragantes como su contraparte inglesa. Esta variedad de lavanda también puede crecer hasta unos 90 cm de altura, y sus flores tienen bonitas brácteas en la punta. A estas plantas les encanta cultivar en macetas, sin embargo, si lo hace, es importante asegurarse de que su maceta esté bien drenada para evitar que la tierra acumule demasiada humedad. French Lavender disfruta de posiciones soleadas. Como no es tan resistente como la lavanda inglesa, es mejor no plantar lavanda francesa en áreas que experimenten inviernos y heladas particularmente fríos.

Otras variedades de lavanda incluyen lavanda italiana, lavandin e Hidcote Blue.

Cómo cultivar lavanda

Cultivar lavanda es un proceso relativamente simple, ya que las plantas tienden a disfrutar del cálido sol australiano. Si tiene un espacio en su jardín, es posible que desee cultivar lavanda directamente en el suelo. Alternativamente, si está alquilando o viviendo en un apartamento, una maceta podría adaptarse mejor a sus sueños de cultivo de lavanda. Algunos pasos fáciles de seguir para cultivar lavanda son los siguientes:

Paso 1: Adquiera sus semillas o plántulas de lavanda

Una vez que haya decidido la variedad de lavanda que desea cultivar, ¡es hora de adquirir sus semillas o plántulas! La planta se puede cultivar a partir de semillas o plántulas, sin embargo, cultivar lavanda a partir de semillas puede resultar un poco complicado a veces. Para los jardineros principiantes, probablemente sea más sencillo comprar plántulas de lavanda en su vivero o vendedor de plantas local.

Paso 2: elige a dónde irá tu lavanda

Si bien este paso no es tan importante para aquellos que buscan cultivar su lavanda en una maceta, aquellos que cultivan su lavanda directamente en el suelo deben tener cuidado de elegir el lugar correcto para su planta. A las plantas de lavanda les gusta colocarlas en un lugar soleado con suelo bien drenado. ¡Puede cultivarlos en un macizo de flores que reciba mucho sol, o cultivarlos como un seto colorido y fragante!

Paso 3: usa el suelo adecuado

A la lavanda no le gusta estar empantanada o anegada y, como tal, es importante elegir un suelo que tenga un buen drenaje. Esto significa que debe evitar plantar lavanda en suelo arcilloso u otros tipos de suelo que contengan una buena cantidad de agua, siempre que sea posible. A diferencia de muchas plantas, la lavanda no necesita un suelo fértil para prosperar. De hecho, esta planta crece bien en suelos calcáreos y arenosos. Si tiene un lugar soleado en su jardín con suelo “pobre” en el que está luchando para cultivar plantas, ¡la lavanda podría ser la respuesta!

Paso 4: planta tu lavanda

Plantar lavanda es pan comido. Simplemente retire la plántula de su recipiente, masajee suavemente las raíces y luego colóquela en la tierra en el espacio que ha seleccionado. Cubre las raíces con tierra y frota suavemente la tierra a su alrededor, luego dale agua. Si ha elegido germinar semillas de lavanda, espere hasta que sean plántulas antes de plantarlas en el lugar deseado.

Paso 5: cosecha tus flores de lavanda (opcional)

Es posible que desee mantener sus flores de lavanda creciendo donde están, o puede preferir tomar algunos esquejes y llevar su fragancia al interior. Las flores de lavanda se pueden colocar frescas en un jarrón como una pieza de mesa, o secar y colocar en bolsas de tela como refrescante de cajones o repelente de polillas. Una búsqueda rápida en línea arrojará cientos de usos para esta fragante hierba, por lo que seguramente tendrá ideas y proyectos durante muchos años.

Consejos para cultivar lavanda

Tenga cuidado de no regar demasiado

La lavanda disfruta de un ambiente seco y prospera con un poco de negligencia. No se apresure a regar su planta, ya que podría atascarla. Cuando tu planta de lavanda sea nueva, dale agua una o dos veces por semana. Las plantas maduras se pueden regar con un poco menos de frecuencia que esto, luego se pueden regar un poco más a menudo durante la floración.

Paciencia, paciencia, paciencia

Pueden pasar un par de años antes de que su planta de lavanda produzca magníficas flores. No se preocupe si en el primer año o dos tiene dificultades para producir flores. Con paciencia y un poco de cuidado, debería ver resultados maravillosos de su planta alrededor del tercer o cuarto año.

Esperamos que haya disfrutado aprendiendo sobre el cultivo de lavanda en Australia. Esta hierba aromática puede ser una maravillosa adición a un jardín o balcón, y su naturaleza dura y muchos usos secos la convierten en una opción popular para los jardineros.

También le puede interesar

Leave a Comment