Inicio » ¿Por qué se cae mi planta de jade? (Causas y soluciones)

¿Por qué se cae mi planta de jade? (Causas y soluciones)

by rbroch


La fascinante planta de Jade es una de las favoritas de los cultivadores principiantes y experimentados por igual. Esta suculenta única es tan duradera que se llama Lucky Plant y se regala como un regalo tradicional de inauguración de la casa. Si encuentra que su planta de jade está caída, es posible que se pregunte qué está fallando. Veamos qué puede salir mal y cómo solucionarlo.

¿Por qué se cae mi planta de jade? La pudrición de la raíz por riego excesivo o mal drenaje es la posibilidad más seria: los tallos infectados se marchitan antes de caerse. La falta de agua y la luz inadecuada pueden debilitar los tallos con el tiempo. El trasplante, la fertilización excesiva o el estrés por temperatura también pueden causar caída.

Al revisar la lista de posibles razones, lo primero que hay que descartar es la pudrición de la raíz. Puede parecer lógico regar una planta de jade marchita, pero ese podría ser el golpe mortal. Examinemos la planta más de cerca para comprender sus necesidades y ver qué va mal.

Descripción general de la planta de jade

El jade (Crassula ovata) es una suculenta africana que se ha convertido en una planta de interior popular en todo el mundo. Debido a que prosperan en un clima seco, les encantan las condiciones áridas de la mayoría de los hogares, un buen descanso de la lucha por proporcionar humedad a las plantas tropicales.

También llamada Árbol del Dinero por sus gruesas hojas ovaladas, la Planta de Jade es longeva y puede transmitirse de generación en generación. Poco exigente, no le gusta que lo molesten y se nutre de una negligencia benigna. Es una gran planta de interior para preparar y olvidar.

Otra razón de su popularidad es su fácil propagación: las nuevas plantas se arraigan fácilmente a partir de hojas o tallos que caen al suelo. El único aspecto hostil del Jade es la toxicidad para las mascotas, incluidos los caballos; sin embargo, solo es levemente venenoso para los humanos.

¿Por qué se cae mi planta de jade?

Echemos un vistazo a cada causa para ayudarlo a identificar por qué su planta de jade se está cayendo o marchitándose. Comenzaremos con los problemas de riego, ya que son los más comunes. Mire cada causa a su vez y pronto podrá identificar y reparar su planta de Jade.

He escrito varios otros artículos sobre problemas comunes de la planta de jade, así como una guía completa para el cuidado de la planta de jade, así que lea los siguientes artículos para obtener más información según sea necesario.

planta de jade crassula ovata caída

1. Problemas de riego

El riego excesivo es peligroso para las plantas de jade. Demasiada poca agua es mucho mejor que demasiada.

La falta de agua puede debilitar la planta e indirectamente provocar su caída, pero el exceso de agua crea un problema más insidioso y mortal. Los tallos no solo se caerán, sino que se volverán blandos y se caerán. Si se permite que progrese, la pudrición de la raíz matará toda la planta. Adiós reliquia.

Los problemas del riego excesivo pueden parecer similares a los del riego insuficiente, ya que las raíces de una planta infectada con la pudrición de la raíz no pueden transportar agua y nutrientes a las hojas.

La forma segura de notar la diferencia es comprobar las raíces. Voltea la maceta y retira suavemente la planta. Si las raíces son blancas e inodoras, están sanas … si son marrones, blandas y huelen mal, tienes que lidiar con una situación.

Raíz podrida

Las plantas de jade están diseñadas para sobrevivir en condiciones secas y no pueden soportar suelos húmedos. El riego excesivo ahoga sus raíces y crea condiciones anaeróbicas para los patógenos de la descomposición.

Además de tener raíces blandas y marrones, los tallos de una planta en crisis se vuelven blandos y húmedos. Intenta guardarlo con estos pasos:

  • Corte las raíces y los tallos afectados y elimine la tierra vieja. Sé fuerte. Solo puede guardar las partes que no hayan comenzado a pudrirse. Considere tratar los cortes con fungicida.
  • Trasplante en suelo fresco y seco. No reutilice el suelo viejo con patógenos activos.
  • Coloque la planta con buena luz y déjela reposar en tierra seca durante al menos una semana.
  • Empiece con cuidado un régimen de riego adecuado.

La planta puede recuperarse si no se ha ido demasiado.

Cómo regar una planta de jade para evitar que se caiga

La tierra de un jade debe estar completamente seca al menos hasta la mitad de la olla antes de volver a regar. Inserte su dedo, un medidor de humedad o un palillo de madera para verificar. Algunos cultivadores levantan la maceta para ver si todavía está cargada de humedad.

En el interior, regar una vez cada tres o cuatro semanas en la estación cálida es aproximadamente el promedio. La planta permanece inactiva durante el invierno y necesita aún menos. Sin embargo, no dependa de un programa preestablecido: solo riegue cuando el suelo esté lo suficientemente seco.

Cuando riegues una planta de jade, remójala bien. Es mejor colocar la olla en un balde o fregadero de agua que rociar desde arriba. Cuando el suelo se seca mucho, puede resistir el agua, especialmente si contiene turba. Un remojo completo asegura que el suelo esté saturado y que todas las raíces estén regadas.

Posteriormente, dejar escurrir la planta durante al menos cinco minutos. Vacíe las bandejas de caché debajo de la maceta para asegurarse de que no haya agua estancada debajo de las raíces.

Remojar completamente el suelo imita las tormentas poco frecuentes de las que disfruta la planta en su hábitat natural. ¡Es divertido ver las hojas engrosarse!

2. Suelo con mal drenaje

El suelo con un drenaje deficiente es una de las causas principales de la pudrición de la raíz, por lo que es fundamental hacer la mezcla correcta. Afortunadamente, es muy fácil. Una combinación de mitad y mitad de tierra para macetas de cactus y perlita o piedra pómez funciona muy bien.

Una enmienda de la que hay que tener cuidado es la turba, porque tiene tendencia a repeler el agua cuando está seca. Si ya tiene una mezcla con turba, tenga en cuenta que será necesario remojarla más para volver a humedecerla.

planta de jade caída

3. Poca luz

La luz insuficiente provoca leggings y tallos delgados que caen bajo el peso de hojas pesadas. Las hojas también se volverán más pequeñas y oscuras y perderán su brillo con poca luz. Es posible que no vea venir el problema y solo se dé cuenta cuando, después de regar, las hojas se llenan y arrastran los tallos hacia abajo.

Si le das suficiente luz a la planta, los tallos nuevos serán lo suficientemente fuertes para transportar el follaje. Los tallos delgados no se engrosan, desafortunadamente, incluso si comienza a darles la luz adecuada; las condiciones mejoradas solo afectan el crecimiento futuro. La solución es podar los tallos delgados y dejar que la planta vuelva a crecer.

En el exterior, a las plantas de jade les gusta el sol total o parcial, pero no los rayos abrasadores. Las quemaduras solares aparecen como manchas marrones en las hojas, así que aclimate una planta de interior cuando la traslades a un lugar soleado en el exterior.

La luz solar exterior es muy intensa, pero en interiores absorberán toda la luz que puedas darles. Se recomiendan cuatro horas diarias de sol directo todos los días. Una ventana soleada con orientación sur es ideal. Si es necesario, una luz de crecimiento puede llenar los lúmenes faltantes.

4. Extremos de temperatura

Las plantas de jade son tolerantes a las caídas de hasta 4 ° C (40 ° F), pero no pueden soportar las heladas. El frío o el calor excesivo pueden hacer que su planta de jade se marchite, al igual que las temperaturas que fluctúan rápidamente.

Les gusta entre 18 ° C (65 ° F) y 24 ° C (75 ° F) durante el día con temperaturas más frescas por la noche: un clima desértico suave. 50 ° F (10 ° C) a 55 ° F (° 13C) por la noche es ideal.

5. La fertilización excesiva puede causar caída

Las plantas de jade no se alimentan mucho y les va bien en suelos pobres, pero aún necesitan nutrición para desarrollar tallos fuertes y evitar que se caigan. Una dosis anual en primavera o verano suele estar bien, aunque algunos propietarios optan por realizar aplicaciones ligeras mensualmente durante la temporada de crecimiento. Cualquiera que sea su preferencia, no los alimente durante su letargo en climas fríos.

El fertilizante puede quemar las raíces poco profundas y sacudir la planta, así que aplique una solución líquida al suelo humedecido. Use una dilución de un cuarto de fuerza de un fertilizante balanceado. Una cantidad limitada de lombrices o abono es una buena adición: proporcionan una base de nutrición segura, aunque imprecisa.

6. El trasplante puede causar caída

La regla con Jades es nunca tratar de salir de los problemas de salud. El trasplante es mucho más traumático para la planta que la poda.

A los jades no les importa estar atados a las raíces, simplemente dejarán de crecer. Si desea fomentar el crecimiento, puede trasplantarlos en un recipiente de un tamaño más cada dos o tres años. Una planta más vieja estará bien trasplantada o refrescando el suelo cada cuatro o cinco años.

Trasplante con tierra seca a principios de la primavera antes de que comience la temporada de crecimiento. Deje que la planta descanse en su nueva tierra una semana antes de regar. No fertilice durante al menos un mes para evitar quemar nuevas raíces.

planta de jade caída

Pode su planta de jade para evitar que se caiga

Los jades son fáciles de moldear mediante la poda y se pueden enraizar en contenedores pequeños. Sin embargo, sus hojas pesadas tienden a hacer que la parte superior de Jade sea pesada y propensa a caer si los tallos son débiles. La poda suele ser la mejor solución. No se preocupe: las plantas de jade son bastante fáciles de podar y fáciles de moldear.

Use una cuchilla afilada esterilizada y corte justo debajo de un nudo o donde un tallo se encuentra con su rama principal. Un crecimiento saludable surgirá debajo del corte.

Si estás nervioso porque la planta necesita mucha poda, puedes hacerlo por etapas. Es fácil propagar los esquejes de tallos y hojas: simplemente déjelos secar al aire durante la noche para sellar y plante en suelo húmedo.

Consejos de plantación para evitar que su planta de jade se caiga

Estos son algunos consejos para mantener su Jade en posición vertical:

  • Por exótica e intrigante que sea la planta, resista la tentación de preocuparse por ella. Los jades son sensibles al cambio y disfrutan de la negligencia.
  • Los jades prefieren quedarse en un lugar, así que colóquelo en una buena ubicación y no lo mueva.
  • Mira las hojas. Es normal que se arruguen un poco a medida que se acerca el momento del riego, pero no deberían decolorarse ni caerse en grupos.
  • Una maceta sin vidriar es el mejor recipiente de jade; colóquelo en una maceta decorativa más grande si le molesta. Agregue musgo sphagnum en la parte superior si se ve la olla interior.
  • Las manchas blancas en las hojas son típicamente depósitos minerales inofensivos que se filtran. Si el agua del grifo está muy mineralizada, considere usar agua filtrada.
  • Limpia las hojas periódicamente o enjuágalas a la hora de regar. Esto abre los poros de las hojas, deja pasar el sol y ayuda a desalentar las plagas.
  • Es común colocar piedras en el suelo alrededor de un jade, pero no es una gran idea. Ralentiza el secado e inhibe el sondeo que debe realizar para decidir cuándo regar.
  • Si su planta lo tiene preocupado, considere propagar un par de sus hojas como seguro.

Enfermedades y plagas

Las plantas de jade sanas normalmente no son propensas a las enfermedades, y las infestaciones que contraen suelen ser fáciles de tratar. En cualquier caso, los síntomas de su plaga más común, las cochinillas, son hojas abolladas o picadas en lugar de tallos marchitos. Otro huésped frecuente, la escama, hace que las hojas se amarilleen mucho antes de que se observe la caída.

Estos problemas de plagas generalmente se resuelven fácilmente limpiando las hojas con alcohol o aceite de neem, o mezclando tierra de diatomeas en el suelo.

También le puede interesar

Leave a Comment